Viernes 19 de Abril de 2024

Hoy es Viernes 19 de Abril de 2024 y son las 22:39 -

  • 22.1º

ACTUALIDAD

22 de agosto de 2023

¿Cuántos pasos hay que caminar para comenzar a obtener beneficios de salud?

El estudio destaca el hecho de que las personas pueden tener un efecto significativo con un número pequeño diario

Hace tiempo que los científicos del ejercicio desmintieron la idea de que hay que dar 10.000 pasos al día para mantenerse sano y vivir más. Según ellos, incluso un poco de movimiento es bueno, aunque más es mejor. Ahora, un nuevo estudio recalca el hecho de que las personas pueden obtener beneficios significativos de un número comparativamente pequeño de pasos diarios.

Los investigadores revisaron 17 estudios en los que se analizaba cuántos pasos daba la gente, usualmente en el transcurso de una semana, y se hacía un seguimiento de sus resultados de salud al cabo de unos siete años. Llegaron a la conclusión de que el hábito de caminar algo menos de 4000 pasos al día reducía el riesgo de morir por cualquier causa, incluidas las enfermedades cardiovasculares.

Eso se traduce en un paseo de 30 a 45 minutos, o unos tres kilómetros, aunque varía de una persona a otra, según Seth Shay Martin, cardiólogo de Johns Hopkins Medicine y autor del estudio. Pero cuantos más pasos se den, mejor: el riesgo de mortalidad disminuyó un 15 por ciento por cada 1000 pasos adicionales que daban los participantes.

“Es la mejor medicina que podemos recomendar: simplemente salir a caminar”, afirmó Randal Thomas, especialista en cardiología preventiva de la Clínica Mayo, quien no participó en el estudio.

Limitaciones del estudio

La investigación no pudo demostrar definitivamente si los pasos en sí reducían el riesgo de desarrollar enfermedades y morir, o si las personas que tienden a ser más sanas por otras razones también dan más pasos a lo largo del día. Además, como los investigadores combinaron datos de distintos estudios para determinar el objetivo de 4000 pasos, es posible que no todas las personas obtengan los mismos beneficios, advirtió Jennifer Heisz, profesora asociada de la Universidad McMaster y autora del libro Move the Body, Heal the Mind, quien no participó en el estudio.

“No quisiera que la gente lo viera como un número mágico, que hay que superar ese número exacto de pasos”, dijo Martin. “Es más bien que entre más, mejor”.

Según I-Min Lee, profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard y experta en el recuento de pasos y la salud, y quien tampoco participó en el estudio, este principio ya está bien establecido en las investigaciones sobre el ejercicio. Pero el nuevo estudio subraya que tener una buena condición física no es un “todo o nada”, explicó: cualquier mínimo ejercicio ayuda. Los pequeños instantes de movimiento que incorporamos a nuestro día —ir de la habitación al baño, salir corriendo por un café— se van sumando y sí cuentan, afirmó.

Pero las personas que no se consideran activas, o que tienen dificultades para hacer ejercicio debido a enfermedades crónicas, quizá subestimen el valor del movimiento que realizan, señaló Heisz. Dar una vuelta más a la manzana o salir a caminar 10 minutos puede tener un gran impacto.

Las personas que se encuentran en el extremo superior del conteo de pasos en estos estudios probablemente ya hacen ejercicio, ya sea que salgan a correr o practiquen algún deporte, dijo Lee; son los que dan pocos pasos los que más podrían beneficiarse de moverse más.

Para incorporar ese ejercicio adicional, la gente puede empezar por evaluar sus pasos de referencia, ya sea con un rastreador de acondicionamiento físico o un contador de pasos integrado en un teléfono, y pensar en cómo añadir solo un paseo más a su día, dijo Martin. A lo mejor eso se traduce en una reunión por teléfono mientras se camina en lugar de hacer una videollamada, estacionar el auto más lejos o llevar a los niños al parque y correr tras ellos, sugirió.

“La gente piensa: ‘Ay, bueno, con esto no voy a llegar a esos 10.000 pasos, ni siquiera estoy cerca, así que ¿para qué me tomo la molestia?’”, comentó Heisz. “Es desalentador. Pero al decir y mantener este mantra de que un poco es mejor que nada, creo que realmente podés obtener beneficios para la salud mental y física con solo breves intervalos de movimiento”.

Por Dani Blum

The New York Times

COMPARTIR:

Comentarios