Martes 23 de Abril de 2024

Hoy es Martes 23 de Abril de 2024 y son las 10:31 -

  • 22.6º

POLITICA

24 de marzo de 2024

Los más de 100 días de Alberto Fernández después de la Presidencia y fuera del PJ

Entre Buenos Aires y Madrid, el exmandatario sigue con preocupación cada paso que adopta la gestión libertaria y apuesta por la reconversión del peronismo.

Tras renunciar a sus compromisos formales con el Partido Justicialista, el expresidente Alberto Fernández reparte sus días entre las calles de Madrid, donde temporalmente reside su familia, y las comodidades del barrio porteño de Puerto Madero. En el departamento que su amigo José “Pepe” Albistur le hizo entrega alguna vez transita con preocupación los primeros 100 días del gobierno de Javier Milei.

Según supo la agencia Noticias Argentinas, el exmandatario de vez en cuando intercambia algún llamado con el fundador de La Libertad Avanza, al que considera una persona respetuosa, que valora el buen trato, aunque le cuestiona su dogmatismo que lo llevan a reaccionar con efervescencia cuando se lo contradice.

Cree también que su sucesor no es capaz de escuchar y corregir, y que está mal asesorado, por lo que le sugiere ampliar su círculo de confianza. Para un cuadro político tradicional como lo es Fernández, el “estratega” Santiago Caputo no cuenta con los conocimientos políticos necesarios para el rol que ocupa como asesor del jefe de Estado, y en sintonía, no le encuentra sentido al consejo de confrontar permanentemente con todos los actores.

En más de una oportunidad, y en base a su experiencia, le recomendó al presidente -sin éxito- que negocie con los gobernadores, que los cite por separado, y que avance en el trazado de relaciones fluidas con las provincias. Es de público conocimiento que su mensaje no fue receptado.

El exmandatario contextualiza además el discurso contra “la casta” de Milei en el sentimiento internacional antisistema que cala profundo en las sociedades y detecta que potenciar la forma de hacer política insultando a los políticos hace crecer la imagen positiva del Gobierno.

Preocupación por el clima social

A pesar de las diferencias públicas que lo distanciaron de la vicepresidenta Cristina Kirchner, ambos coinciden en ver con preocupación la realidad del país, aunque como institucionalistas anhelan que La Libertad Avanza cumpla con los cuatro años de mandato.

Desde su círculo íntimo revelaron a esta agencia que Fernández, a pesar de sus deseos de que el Gobierno finalice en término y forma su gestión, se muestra intranquilo y se lo escucha decir -al ex mandatario- que Milei “no es consciente de cómo está abusando de la paciencia social, que el Gran Buenos Aires es una bomba de tiempo y que el día que reaccione van a tener un 19 de diciembre”. “Están jugando con fuego, pero no la ve o no le importa”, aseguran que comenta el exjefe de Estado.

El centro de los cuestionamientos es el tamaño del ajuste que llevó adelante la nueva administración para ordenar el desvío del 0,9% existente entre el déficit fiscal de 2023, que cerró en 2,8%, y  la meta pactada con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que era de 1,9%.

A eso se le suma la impronta que considera provocadora, en una sociedad con altos niveles de agresividad post pandemia, y la fuerte confusión entre el mundo institucional y el de las redes sociales propiciada por los libertarios.

Son varios los peronistas que como extitular del PJ opinan que el objetivo del espacio surgido en 2021 es instalar una nueva grieta que diferencia a los políticos tradicionales, a los que en el oficialismo acusan de corruptos y ladrones, de la nueva política, la suya, autocalificada de transparente y sincera.

En el entorno de Fernández remarcan además la cantidad de familiares con los que la nueva gestión completó los escaños del Estado, y advierten que el aumento de sueldos para miembros del Poder Ejecutivo no fue un simple error de un funcionario de tercer rango. Además, ante los primeros anuncios y las proyecciones del FMI -que estima una caída del 2,8% en 2024- hay convencimiento de que la Argentina no va a crecer.

Renovación del peronismo

En calidad de expresidente del Partido Justicialista (PJ), Fernández entiende que existe un problema en la lógica política del peronismo que aleja a la sociedad e insiste con la unidad como receta para resolverlo.

En ese camino, pregona el paso a una nueva dirigencia, de caras nuevas, hasta ahora opacados por los personalismos, y promueve, como lo hizo a finales de su mandato, a referentes como Victoria Tolosa Paz, Jorge Ferraresi o Gabriel Katopodis.

Fuentes del entorno confiesan además que en los últimos tiempos habla mucho sobre Francisco Echarren, actual intendente de Castelli, de 44 años y que se presenta como “peronista y keynesiano”.

También piensa en Sergio Massa, ex candidato presidencial, con el que habla frecuentemente. Lo considera la persona que más conoce la botonera del Estado y le ve posibilidades de reinventarse, sobre todo en contraposición a Milei.

Si bien reconoce grandes cualidades en Axel Kicillof, hoy la cara visible de la resistencia en la provincia de Buenos Aires, cree que debe resolver sus tendencias a obedecer a Cristina Kirchner, con quien no ha vuelto a tener diálogo.

La relación con la exvicepresidenta siempre fue compleja, y a pesar de las heridas aún abiertas producto de los reproches constantes del kirchnerismo durante su gestión, no descarta la posibilidad de volver a acercar partes para hacer frente al liberalismo. 

Polémica por los seguros

En los últimos días, el escándalo por la contratación de supuestas pólizas “con comisiones indebidas” de Nación Seguros provocó que el expresidente rompiera el pacto de silencio implícito que los principales referentes del peronismo habían establecido con el gobierno de Milei.

De esta forma, afectado por la destrucción de su principal caballito de batalla, la honestidad de su gestión, salió al cruce vía Twitter y algunos reportajes tras los lapidarios comentarios de los trolls “megusteados” por el actual mandatario.

Para eso, además de desmentir las versiones públicamente, levantó el teléfono y se comunicó con Milei, quien -aseguran- lo escuchó y aceptó los argumentos técnicos que ofreció ante cada una de las acciones que lo llevaron a la firma y la instrumentación el decreto 823/21.

Al respecto, allegados al expresidente insisten en que se trata de una operación inicial instalada por el cordobés Guillermo Seita junto al Diario Clarín para manchar a la gestión libertaria que, como coletazo, arrastró también a la anterior administración.

Mientras tanto, Fernández cumple con sus obligaciones de expresidente en el exterior, y se recluye en Buenos Aires, desde donde profundiza sobre la pérdida de legitimidad, el miedo, la bronca, y los prejuicios desde la perspectiva expuesta por Federico Delgado en su libro Politeia. También sigue con atención los movimientos de la nueva gestión, toma nota de la repercusión de sus tuits y se despoja día a día la solemnidad institucional en sus mensajes. 

En paralelo, y de cara al lejano horizonte de las elecciones legislativas de 2025, el PJ se tensa, discute y se rearma. ¿Tendrá lugar en la reestructuración?

Fuente: NA

COMPARTIR:

Comentarios