Martes 23 de Julio de 2024

Hoy es Martes 23 de Julio de 2024 y son las 02:09 -

  • 11º

POLITICA

15 de noviembre de 2023

Por qué Tucumán será una provincia clave para el balotaje

La provincia donde Massa remontó 11 puntos y que será clave en el balotaje.

SAN MIGUEL DE TUCUMAN-. “Acá ganan los peronistas, siempre”, dice Sergio Osores mientras carga una bolsa de papas que acaba de vender. Hace un mes abrió una verdulería en una esquina de la avenida Américo Vespucio, la principal del barrio Ejército Argentino, en los suburbios de la capital.

 Tenía una moto y la vendió para poder abrir este local, el segundo que tiene, que también ofrece productos de almacén. Antes vivía de una sandwichería que está en su casa, a dos cuadras. Cuenta que de vender 150 sandwiches por día, pasó a 40, quizás 80 en los mejores días. “No se puede laburar. Hay mucha inflación, no te deja tranquilo. Vivimos al día”, relata el hombre de 53 años que tiene que cambiar los precios todas las semanas. “He votado a Milei y después cambié porque no lo veo con seguridad, dice una cosa, después dice otra”, opina.

Sergio es uno de los 158.060 tucumanos que cambió su voto de las primarias a las generales en favor de la fuerza oficialista. También votará a Sergio Massa en la segunda vuelta del próximo domingo. “No queda otra. No va a solucionar nada, pero por lo menos vamos a tener una mano mejor para los pobres”, dice.

Tucumán fue una de las ocho provincias que la movilización peronista recuperó para las elecciones generales. Acá, Massa logró una remontada de casi 12 puntos. En agosto, Unión por la Patría había conseguido un 33,94%, sumando los votos del ministro candidato a los de Juan Grabois. Para octubre, ese porcentaje aumentó a 44,97%. Mejoró su performance en los 17 departamentos de la provincia. Quizás eso explique por qué después de las primarias, el tigrense tocó suelo tucumano dos veces. “Ahora que jugamos por los porotos van a ver al peronismo en la cancha”, adelantó el 9 de septiembre en el lugar que eligió para relanzar su campaña. Frente a la Casa de Tucumán logró escenificar una imagen de unidad del Partido Justicialista que incluyó a gobernadores, intendentes y sindicalistas. Además de Buenos Aires, que resultó clave, fue en el norte donde Massa creció más. Consiguió pasar del tercer puesto en las PASO al primer puesto en las generales. De este modo, ingresó con un 36,6% de los votos al balotaje contra Javier Milei. A Tucumán solo la supera Salta, donde consiguió sumar un apoyo de 12,14 puntos. Después de las primarias, la maquinaria peronista se reactivó y para el próximo domingo esperan aportar incluso más votos. Dicen que pueden ser entre 50.000 y 70.000.

l igual que en la mayoría del país, fue una sorpresa que en agosto, en su debut nacional, Javier Milei consiguiera, con un 37,14% de los votos, quedar primero en estas tierras. Hombres del peronismo descubrieron asombrados que el libertario había penetrado en barrios vulnerables.

Hay que remontarse a 1995 para encontrar una elección que el peronismo local haya perdido. En esa ocasión el exgobernador de facto Antonio Domingo Bussi ganó con el partido Fuerza Republicana. Ese apellido también estuvo en las boletas de este año. Ricardo Bussi, hijo de Antonio, es quien Milei propuso como candidato a gobernador en Tucumán. “Creo que fue un voto castigo. Acá siempre ha ganado el peronismo por eso nos ha asombrado lo de las PASO. Estábamos con temor”, dice SIlvia Saracho, de 45 años. Es ama de casa y está barriendo la vereda de la cuadra en donde vive desde que nació. “Somos peronistas”, insiste. Y los números la avalan: 34 de las 49 bancas que componen la Legislatura y 16 de las 19 intendencias están en manos del peronismo.

 En junio, el oficialismo había ganado cómodamente la gobernación, con un 58%. Sin Juan Manzur en la boleta, inhabilitado a competir como candidato por un fallo de la Corte Suprema, Osvaldo Jaldo se impuso. Roberto Sánchez, candidato de Juntos por el Cambio, sacó el 35%. El peronismo incluso logró, después de una tensa pelea voto a voto, arrebatarle la capital a la oposición. Lejos quedó Bussi, quien alcanzó solo un 4% -menos votos que en 2019- en su séptimo intento consecutivo por llegar a la gobernación.
 

“Cuando hay elecciones para delegado comunal mandan a llevar gente pero en las PASO no ha habido nadie. Se ha notado muchísimo, ha habido poco movimiento, pocos autos”, cuenta Blanca Gladys Jaime. Es jubilada y cobra una pensión desde que enviudó. Tiene cinco hijos, pero solo dos todavía viven con ella en una casa blanca rodeada con alambrado, a unos diez minutos en auto de la ruta 302.

Para las PASO no hubo movilización, dice, y se notó en los resultados. El aparato se reactivó en octubre, para las generales. Antes de las elecciones a Blanca le ofrecieron un bolsón. Recuerda que traía arroz, fideos, azúcar. “Como dice el dicho, hay que agarrar porque con el mismo agua uno se lava la cara. Nos sacan a nosotros para que ellos tengan, es así.

 Ellos me dan a mí la mercadería, pero cuando voy a votar, ¿qué saben a quién voto?”, dice. Cuenta que en el barrio no hubo punteros de Milei. “La gente que anda con él es rara”, opina. Conoce al libertario porque lo escucha en la tele. “Ningún político anda por acá. Una o dos semanas antes de las elecciones dan mercadería. No sé con qué irán a venir ahora”.
 

Fuente: La Nación

COMPARTIR:

Comentarios